Tuesday, 4 December 2012

Para todo hay una primera vez

Como dice el título, para todo hay una primera vez. Para lo bueno y para lo malo. Ayer tocó malo. He ido varias veces a visitar a mi GP (médico de cabecera en Reino Unido, para entendernos), y he estado alguna vez en una walk-in clinic (puedes ir sin hora) que hay en la surgery (ambulatorio) del campus. Pero nunca había necesitado tener que ir al hospital, hasta ayer.

Llevaba unos días notándome algo de dolor en el pecho, pero no le di mayor importancia. Ayer sin embargo empezó a ser más y más fuerte, hasta que no me podía sentir el lado izquierdo del pecho, un poco por encima del corazón, y fui notando como el dolor se extendía por el cuello y el brazo izquierdo. Imaginaos el buen rollo que te da notarte esto. Como por mi enfermedad tengo recetado Diazepan, lo primero que hice fue meterme uno en la boca. Los antecedentes familiares hacen que uno sepa el procedimiento a seguir. Llamé a un taxi, y me fui al hospital.
Al llegar, me pidieron mi nombre, mi ocupación, el nombre de mi GP y un teléfono de contacto. Se lo dije, le expliqué lo que estaba pasando, e inmediatamente la mujer de recepción llamó por teléfono a alguien dentro y me hicieron pasar. No pudieron pasar más de dos minutos cuando vino una enfermera, me fue haciendo preguntas sobre el dolor, y me hizo un electro, me tomó la tensión y las pulsaciones. Se llevó todo a que lo viera el doctor, y vino a los dos minutos a pedirme un electro que le llevé que tuvieron que hacerme en septiembre. Se fue, esta vez tardó algo más de rato en volver, y me dijo "bueno, en principio tu corazón está funcionando bien, no debería haber mucho problema, entonces vamos a hacer que salgas a la sala de espera y un médico te verá en cuanto podamos, te parece bien?". Me garantizó que con lo que habían visto estaban contentos con que esperase en la sala, así que les dije que sin ningún problema.
No estoy seguro de cuánto tiempo pasó en la sala porque pasé la mitad al teléfono y la otra mitad con unos amigos que casualmente me encontré en A&E también (Urgencias), pero no pudo ser más de media hora en ningún caso - aunque en las pantallas ponía que había 4h de espera. Ese fue un detalle que me gustó, que te pone el tiempo de espera en todos lados.
Me llamaron, usando mi nombre y apellidos en el orden correcto por primera vez en quién sabe cuánto, y el médico me hizo pasar a otro box. Me estuvo auscultando y palpando la zona, y me dijo que en principio es algo muscular, llamado costocondritis. Así que tengo que tomarme analgésicos (lo cual ha hecho subir mi dosis de 6 a 14-17 pastillas diarias) durante una semana, y la cosa debería irse. Si no se fuera, tengo que volver. Si el dolor fuera más fuerte, también tengo que volver. Y en cualquier caso en algo más de una semana vuelvo a Barcelona, así que le pedí que me hiciera un informe para llevárselo a mi médico de cabecera. Y tachán-tachán, en este país no hacen informes. Envían la información a mi GP, pero claro, le dije que eso no me servía porque a quien se lo voy a llevar es a mi GP español, no al británico. Me explicó que el procedimiento es pedir el informe a tu GP una vez ellos lo han recibido... pagando (no sé cuánto aunque por lo que veo en internet entre £10 y £50) por solicitar el informe. Sin embargo, me dijo que no me preocupara; se fue y volvió al par de minutos con un papel del hospital adonde a mano me escribió el nombre de lo que tenía y un nombre alternativo por si el primero no se usa en España, para que me puedan mirar allí.
Me iba a mandar algo con codeína en un principio, pero hace unos años tuve un problema tomando codeína y un médico amablemente me recomendó que no la volviera a tomar nunca más, bajo ninguna circunstancia. Entonces me dijo que de acuerdo, que probáramos con ibuprofeno, aunque con cuidado porque puede causar reflujo. Le conté el tema de la EE y la medicación que estoy tomando y que sigo teniendo reflujo con ella, pero también que a veces he tomado ibuprofeno y no he tenido mucho problema, así que lo estuvimos hablando y al final me recetó tanto ibuprofeno como paracetamol y me dijo que fuera alternando, probara primero con uno y luego con el otro, o incluso los dos a la vez, si veía que el dolor era fuerte. Me dio una receta interna sólo válida en la farmacia del hospital. Allá que me fui, y a los diez minutos me dieron los medicamentos (la caja de ibuprofeno es totalmente blanca, lo cuál me hace pensar que te lo preparan allí en el momento).
Las prescriptions (recetas) en Inglaterra se pagan a £7.65 por item (artículo) en cada receta. Hace una semana y algo tuve que ir a por medicamentos para mi enfermedad y me salía la broma por casi £40, así que me dijeron que si pagaba £29.10 tendría recetas ilimitadas por tres meses (se llama pre-payment certificate). Menos mal que lo compré, porque si no ayer me hubiese tocado desembolsar algo más de £15 otra vez. Y hasta finales de febrero podré usar tantas recetas como quiera (incluyendo las repeticiones de mi long-term prescription) sin tener que pagar un penique más.
Tras tal aventura, toda acontecida en algo menos de dos horas, llamé a otro taxi y me vine a casa.

Me gustó mucho el trato que me dieron, no puedo quejarme en absoluto. Por suerte o por desgracia me ha tocado ir a muchos hospitales, y el hospital universitario de York, parte del NHS me ha parecido muy bueno. Un par de cosas curiosas:
- En la sala de espera había dos policías (mujeres las dos) de 2m x 2m cada una, junto con una chav (garrula/choni inglesa peligrosa) de metro cuarenta de alto, muy bebida y probablemente muy drogada también, esposada. Alguna vez he visto policía en una sala de espera, pero algo tan bestia no me había tocado verlo nunca. La gente no parecía verlo fuera de lo ordinario.
- La cafetería del hospital es... un Costa, cómo no. No deja de sorprenderme el amor que le tienen los británicos a las grandes cadenas.
- El hecho de que el hospital tenga farmacia propia, y que te dispensen recetas internas. Para un español esto suena muy a película estadounidense, pero aquí en Reino Unido es algo completamente normal. Me acabaré acostumbrando, imagino.

En cuanto a mí, aparte de apenas poder levantar nada con mi brazo izquierdo y tener que ir buscando posturas para poder teclear o abrir un libro, ya me he acostumbrado a tener el mismo dolor que se tiene cuando te da un infarto casi a todas horas, así que a esperar que se vaya, esperemos que pronto.

1 comment:

  1. Lo malo es que si un día de verdad te da un infarto vas a pensar que es otra cosa, Mucho ánimo y a cuidarse

    ReplyDelete

You may post a comment, but be polite. And no spam, please.
Puedes comentar, pero sé educado. Por favor, nada de spam.