Tuesday, 27 March 2012

Desánimo

Como estudiante de política, joven y algo idealista, aunque escéptico e intentando mantener siempre los pies en el suelo, noticias así me desaniman. ¿A estos extremos hemos llegado, en España?
Llevo una semana por Barcelona, me quedan más de tres más por España (sur y norte), y veo a la gente cada vez más desanimada. Como si realmente, todo esto estuviera justificado. Como si realmente, la doctrina del Shock no existiera. La gente se está empezando a creer que es lo mejor. Que total, qué más dá... de alguna manera, percibo que la gente ve como algo absolutamente inevitable que un político se dedique a robar y encima tengas que entregarle tu dinero, tus posesiones, hasta tus derechos, con una sonrisa en la boca y conforme porque es para un bien... ¿un bien para quién?, pregunto yo. Con los menos de 80000€ anuales que Rajoy cobra, dudo mucho que sea un bien para los políticos. Un político suele ser vocacional, y no son cargos excesivamente bien pagados, en comparación con el sector privado.
Bajo mi punto de vista, actualmente los gobiernos bailan al son que la banca y el sector financiero tocan. Y si no, miren Italia y Grecia.

En noviembre se castigó al PSOE, ayer se empezó a castigar al PP, aquí en España... mal va el país si su política se basa en castigar a los que están saliendo. ¿Es un cambio posible? ¿Si sí, cómo?

Elegí estudiar política para encontrar respuestas, y me he encontrado con que no sólo no las tengo ni tendré, sino que probablemente no existen, y sobretodo, que cada vez tengo más preguntas.

Sunday, 4 March 2012

Productos inexistentes en RU

Desde que me he venido, muchos amigos, conocidos, y conocidos de conocidos me preguntan con curiosidad por mi nueva vida, sobre qué tal está siendo de momento.
Obviamente, hay muuuuuuchas cosas que tratar sobre este tema, las diferencias de la vida aquí y allí, pero quiero ir comentándolos poco a poco. Más que vivir eternamente en Reino Unido vivo algo así como a caballo, de manera que lo más que paso seguido en uno de los dos sitios son de seis a ocho semanas -esto ya lo comentaré con más calma en otro post-, así que puedo, relativamente, comparar ambos sitios.
Tras la pregunta típica sobre familia y amigos, lo siguiente que la gente más me pregunta si echo de menos es la comida. El pan, como lo comemos en España; el aceite de oliva; la fruta; el jamón (que aunque particularmente no me gusta, la pregunta siempre cae); otros embutidos; marcas conocidas, etc.

El objetivo de este post es aclarar qué cosas se echan de menos y qué cosas no. Y la respuesta, con un par de matices, es que ninguna de las cosas que menciono anteriormente tienen por qué echarse de menos.
Pan: vas a poder encontrar barras de pan en cualquier supermercado. Esta misma semana, una baguette de 250g en Tesco Express, 89p (1.06€ aprox). Siempre puedes comprarlas semi-cocinadas y salen aún más baratas, a cambio de ponerlas 10min en el horno. Yo compro de vez en cuando, pero compro barras más cortas.
Aceite: aquí ni debería entrar. Uso exclusivamente aceite de oliva virgen extra, español, y vale más o menos lo mismo que en España. Quizás un poco más caro, pero la diferencia es inapreciable. Medio litro por £1.80 (unos €2.10). El que se crea que en este país el aceite de oliva es sólo italiano y a £10 el litro puede irse olvidando. En contra de lo que la gente cree, los británicos en general sí usan aceite de oliva para cocinar, normalmente y en su vida diaria. Es cierto que creen que es poco sano y usan mucho menos que usamos en España, pero raramente les verás freír con otra cosa - aceite de girasol o de colza (rapeseed oil) algunas veces, pero suelen preferir el de oliva. Mis amigos opinan que utilizo demasiado aceite al freír, pero yo opino que ellos usan muy poco, así que quedamos empatados.
Fruta: vale, esto sí. Generalizando, el estándar de fruta es más bajo que en España. Por ejemplo, en España la fruta que más como son manzanas pero aquí raramente las encuentro como a mí me gustan. Los plátanos suelen ser algo mejores, aunque depende, y lo que más como desde que estoy aquí porque son muy decentes son... fresas. La mayoría son españolas, siendo el segundo país de origen más común Marruecos. Me encanta el tomate, y aunque generalmente no son gran cosa, puedes encontrar tomates como Dios manda. En M&S por ejemplo, tomate español en rama por £2.99/kg (3.50€/kg), esta misma semana. Un pelín más costoso que en Barcelona, pero no es una diferencia abismal.
Jamón: como he dicho, no me gusta el jamón, así que no tengo ni idea de precios. Pero en cualquier supermercado se puede encontrar jamón serrano y de Parma (jamón salado italiano). No debería ser difícil encontrar jamón ibérico del bueno, especialmente en sitios pijos como Waitrose.
Otros embutidos: aún tengo que ver un supermercado que no vendan chorizo. Un día incluso vi que los vendían enteros, de Elpozo. Creo que fue en Morrisons.
Marcas conocidas: hay cosas que, obviamente son diferentes, pero si algo nos ha dado la globalización son las marcas con presenta en todos lados. Como quesos Babybel, uso margarina Flora, hay quesitos The Laughing Cow (La Vaca que Ríe en España), como galletas Oreo, Nescafé o KitKat (además, la central de Nestlé UK está en York, así que en ese sentido no puedo quejarme), puedo beber cerveza San Miguel en cualquier sitio y en varios sitios hasta Estrella Damm (a £3.80 la pinta), chocolate Milka, chicles 5, exactamente lo mismo pero mucho más baratos en Inglaterra, una vez te acostumbras que las patatas Lays se llaman Walkers, son la misma cosa, los Doritos, las fajitas Old ElPaso, Pringles, Fanta, Coca-Cola, Dr Oetker, zumos Tropicana, jabón de fregar Fairy y de lavar la ropa Ariel, desodorantes Sanex o Axe (aquí se llaman Lynx, por eso), ambientador Oust, y así hasta el infinito...

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Hay cosas que sí se echan de menos. Chorradas que al venir ni te planteas que no vayan a existir, pero que NO existen - o al menos no se encuentran. Veamos:
Zumo de melocotón: lo hay de naranja, de manzana, de tomate, incluso de pera, a veces. Pero de melocotón, en ningún sitio. A ellos zumo de melocotón les suena como a nosotros nos podría sonar que un país entero vendiera en briks zumo de... plátano, o zumo de cerezas. Lo más parecido que he llegado a encontrar es un peach squash, un concentrado que diluyes en agua y sabe parecido. Pero no es lo mismo. He estado bebiendo al menos un zumo de melocotón diario durante 14 años de mi vida, así que, aunque no he tenido problema a habituarme - también es cierto que esto ya lo sabía antes de venirme, concretamente, desde 2008 cuando estuve en Dublín; es algo que mucha gracia no me hace.
Tomate frito: el concepto de vender el tomate frito ya enlatado o en brik tampoco existe. Aquí es muy común comprar las salsas para la pasta o directamente, comprar tomate en conserva (chopped tomatoes) y freírlo tú mismo en una sartén. Algo que encuentro bastante similar al tomate frito que tenemos en España es la salsa passata. No es exactamente lo mismo, pero pasando esa salsa un minuto o dos por la sartén, se asemeja bastante, el resultado final. Otra cosa que existe aquí pero que aún no me he atrevido a comprar, entre otras cosas porque no sé para qué sirve o cómo debe usarse, es el puré de tomate, que viene en un bote sospechosamente parecido a la pasta de dientes, y que al salir tiene una textura similar.
Kinder Délice: vale, sé que esto es una chorrada, pero es una vergüenza que Kinder tenga todos los productos que tiene en España a la venta en RU excepto mi favorito.
Atún en aceite de oliva: las latas de atún son o bien en aceite de girasol o bien en salmuera (brine, en inglés). Otro punto a destacar respecto al atún es el tamaño de las latas; son más grandes que las normales en España, pero más pequeñas que las grandes de los bares, y parece que no existe ningún otro tamaño, sea la marca que sea.
Pescado: siguiendo en la misma línea, el pescado es algo que en España nunca me llamó especialmente la atención pero desde que estoy aquí echo de menos enormemente. Irte a una macrosuperficie como Morrisons e ir a su sección de pescado puede ser deprimente, y más si estás acostumbrado a vivir en Barcelona a escasos metros del mar y de varios puertos. Cuatro filetes de abadejo (en inglés haddock, típico del país) o bacalao (cod), un poco de caballa (mackerel), y ahí se acaba la historia. En el mercado al aire libre del centro hay un par de puestos de pescado cuyos pescados tienen mejor pinta, y parecen frescos - aunque sin emocionarse demasiado, la oferta sigue sin ser la misma que en España. Tendré que probar e ir a Scarborough un día de estos, me dicen que el mercado de pescado de esta ciudad es mucho más decente. Es menos de 1h en tren (me encanta como en Inglaterra las distancias se miden en tiempo y no en millas o km!) y con la Railcard no debería salirme caro.
Natillas: si buscas en un diccionario cómo decir natillas en inglés, lo más probable es que te aparezca custard. Sin embargo, aunque si aquí compras custard en un supermercado te parecerá que has acertado, no te equivoques. Tiene una textura mucho más empalagosa -para mi gusto- y un color algo más claro que allí. Se puede comer a secas, pero lo que más les gusta es echarla -caliente- por encima de un donut relleno de mermelada, o algún tipo de pastel. Un amigo me ha comentado que se puede encontrar "eating custard" en los 'supermercados alemanes' (Lidl o Aldi), pero aún no he ido a comprobarlo así que no puedo confirmarlo o desmentirlo.
Yogur azucarado: siguiendo en la línea de los lácteos, no verás yogur azucarado en ningún sitio. Si bien es cierto que natural el yogur aquí no está tan asqueroso como el que venden en España, esto puede dar lugar a una situación lost in translation. La primera vez que cogí una cuchara y empecé a echarle azúcar al yogur, estaba con varios británicos y se me quedaron mirando raro - les pareció súper extraño y alguno hasta se atrevió a juzgar "las rarezas que a veces como" (aunque de esto ya hablaré en otro post). Al parecer, en este país es más común echarle miel al yogur - o directamente comer yogures de sabores. Sin embargo, más tarde una amiga británica me comentó que ella y su familia también lo hacen, así que tan, tan raro no debe ser. Esto dicho, exceptuando mis queridísimos yogures de La Fageda, en general son mejores aquí que allí.
Patatas Deluxe: Es otra chorrada. Pero si vas al McDonald's, no esperes pedir patatas Deluxe. Sólo existen las normales. Las patatas gajo, como se conocen en España, aquí se llaman potato wedges y pueden encontrarse en casi cualquier supermercado. Es muy común comprar patatas para freír pero que se cocinan en el horno (oven chips). Para compensar por esta herejía, es cierto que McD es muuuuuuucho más barato aquí que en España, y por ser estudiante, al comprar un menú (Cuarto de Libra, patatas fritas medianas y botella de agua de 50cl por £3.79 - 4.5€ al cambio) tengo un regalo (que puede ser una cheeseburger pequeña, una ración de patatas, un Sundae, un McFlurry, una ración de nuggets, u otras muchas cosas de las que no recuerdo la lista).
Café: el único café bebible de este país es el cappuccino, pero te lo sirven en verdaderas bañeras. Un cortado bien hecho y verdaderamente bueno lo he conseguido tomar sólo una vez en los meses que llevo aquí. Ahora me he acostumbrado al Nescafé y tampoco está tan mal. Y gracias a Dios en este país se venden cápsulas de Nespresso, así que el café ya no es un obstáculo si no se quiere. Espressos Illy se pueden encontrar en varios restaurantes, pero además de cobrarte un ojo de la cara, no suelen hacerlos exageradamente bien.
Nocilla/Colacao: me temo que en este país todo el mundo ama la Nutella y el Nesquik... aunque es muy común prepararse un "Colacao" calentando leche y echarle a la leche una cucharada de Nutella, y removerla hasta que se deshace. No lo he probado nunca - soy alérgico a las avellanas, así que aunque a veces como Nocilla, intento no hacerlo a menudo, y la leche me gusta sola.
Sopa: soup en este país significa crema. De lo que quieras, y buenísimas, pero sopa de caldo con fideos, como tal, so sorry, pero no hay.
Chopped: es una chorrada y ni siquiera me gusta, pero me acabo de dar cuenta de que aún no he visto que vendan chopped por ningún sitio, al menos en lonchas. Aunque las pork sausages que se encuentran no son muy diferentes de las barras de chopped-pork, pensándolo bien.
Queso: ¿pero qué dices? ¡Si estás en el país del cheddar! Ya lo sé, y me encanta comprar mi chunk (pedazo) de mature cheddar que luego puedo rallar o cortar a láminas, o hacer con él lo que quiera, pero fuera del cheddar, típico inglés, y el edam u otros quesos holandeses, es difícil dar con más variedad. Se echa de menos una buena loncha de Flor de Esgueva de tanto en tanto. Lo más parecido que he visto es algún pack de assorted tapas que lleva varias lonchas de chorizo, salchichón y queso "manchego", aunque de dudosa pinta...

Y supongo que hay muchas más cosas, pero éstas son las que se me ocurren ahora mismo.