Friday, 3 December 2010

Semana movida

He recibido el rechazo de Durham esta tarde. Me lo he tomado mejor de lo que me esperaba.
Sin embargo, no quería hablar de eso.

Quería hablar de la situación en España ahora mismo. Esta semana he estado leyendo sin parar la BBC News, la BBC Mundo, Cotizalia, La Vanguardia, El Economista, The Economist, Le Monde, El País, y muchos más.
He leído sobre el rescate de Irlanda, sobre la fragilidad del euro y la obligatoriedad de que España aguante el temporal, para que el euro no caiga entero. He leído sobre los rumores que anticipan un euro débil y un euro fuerte (¡gracias, Monttse!) He leído sobre el pack de medidas que aprobó el gobierno. Sobre como el IBEX ha subido un 8% en tres días, gracias a las palmaditas de apoyo y confianza y buen-rollismo que se respiran ahora mismo en Europa. He leído sobre la nieve y el temporal de frío en Europa, como aviones y transportes están colapsados (vuelo el martes a Londres, entenderán mi preocupación). He leído sobre el segundo pack de medidas aprobado por el gobierno. He leído sobre cómo los controladores, en un alarde de inteligencia, en el único puente en que aerolíneas, hoteleros, restauradores y demás podían recuperar algo de este año perdido, han decidido que sus intereses pesan más. He leído como el gobierno ha aprobado un decreto por el cuál los controladores militares toman el control, viéndose que las cosas continuarán posiblemente como en los EEUU de Reagan hace 25 años.
He leído, cómo no, sobre WikiLeaks, la diplomacia estadounidense, y como los gobiernos civilizados están intentando cargarse y ocultar por todos los medios, sin reparo ninguno, sin ocultarse, e incluso pretendiendo estar haciendo lo correcto, a las personas que han hecho posibles que los ciudadanos de a pie tengan derecho a algo de verdad en medio de tanta porquería.

Sin embargo, lo que a mi parecer resume la situación, no lo he escuchado hasta hace diez minutos, cuando me lo ha pasado un buen amigo.
Por eso no me he molestado en enlazarles todo lo demás, como hago habitualmente.

Lo que resume nuestro país ahora mismo es ESTO, bajo mi parecer.

6 comments:

  1. He escoltat el link que ens has posat, Sergio.
    Saps qui és el principal problema d'Espanya? que la situació del país, sigui bona o dolente (és obvi que ara és pèssima) se la mira tothom, sempre, des de la barrera de la seva ideologia. La gent és majoritàriament incapaç de mirar-se les coses amb objectivitat, de treballar colze a colze per tirar endavant. El problema d'Espanya, Sergio, el principal problema no és altre que el jo sóc bò i tu ets dolent; la simplificació portada a l'absurd, aquest és el principal problema d'Espanya.

    I a mesura que passa el temps, més convençut estic que no té solució. Espanya acabarà a la brossa, i no hi haurà més culpable que els espanyols mateixos.

    ReplyDelete
  2. Se me ha puesto la piel de gallina escuchando a ese tipo... Cantidad de situaciones por el estilo que hay en España, y nuestra clase gobernante sólo pensando en cómo enriquecerse a nuestra costa.

    ReplyDelete
  3. No et creguis, Ferran. Per primer cop, aquesta setmana sembla ser que PSOE i PP no estan del tot en desacord. Òbviament, veuen defectes en els altres, però per exemple, el PP veu mig bé el que ha aprovat el Zapatero aquesta setmana.
    I tant que té solució. La vostra generació és l'última que ha crescut amb aquesta divisió. La meva, tot i que certament sóm conscients d'on vénen les nostres famílies, està tot ja més diluit, i jo tinc confiança en què, dins d'uns anys, quan la meva generació o la immediatament anterior a la meva estigui a l'edat adulta i siguem els que tenim el poder, les coses siguin diferents.

    A mí también, Gux. Es la ironía del país: la bolsa sube un 8%, todo el mundo nos da palmaditas de apoyo por estar gestionando esto bien, pero nadie se da cuenta de que a partir de febrero habrá gente que pasará hambre, literalmente, en España. Ahora ya la hay, pero nada en comparación con lo que habrá a partir de febrero.
    Nuestra clase gobernante, pobrecilla, están haciendo lo que pueden. Hay corrupción, pero por suerte no son todos. Pero la situación es la que es, y les ha tocado enfrentarla.
    No sé, creo que, como dice Ferran, se ha simplificado todo al absurdo: 'Zapatero lo hace mal', 'políticos corruptos'. Es cierto que existe, pero hay también buenos políticos, y dentro de la situación que le ha tocado, Zapatero no lo está llevando tan mal (ha reaccionado tarde, pero se ha puesto las pilas). Rajoy lo estaría haciendo probablemente igual.

    Debemos ser conscientes de que una gran parte de culpa de la situación en la que estamos es nuestra: crédito va, crédito viene. Hipotecas que sé que no puedo pagar. Como decía la canción, 'living a higher life'. Than you can afford, añadiría.
    Ha habido mucha especulación. Pero es inaceptable que los que han especulado ahora protesten porque se han arruinado, como lo están haciendo.

    Lo único que creo que se debería hacer, es pedir a los bancos una parte de responsabilidad. Al fin y al cabo, ellos también tienen parte de culpa (una parte más que importante, además). ¿Si nosotros tenemos que apechugar, por qué ellos no?
    Pero bueno, tiempo al tiempo.

    ReplyDelete
  4. Molt optimista et veig jo a tu, hehe. No sé, no sé... Avui he vist el TN i novament sortia un del PP, el nom del qual no recordo, tirant la caballeria per sobre al govern per això dels controladors. Sempre estan igual, uns i altres!

    Em sap greu això de Durham :(

    ReplyDelete
  5. Potser sí estic una mica optimista. Però bé, avui val la pena.

    Tranquil, la veritat és que m'ho he près bastant bé. Ja m'ho imaginava. Ara, a preparar-me a tope per l'entrevista de Cambridge de dimecres (per això estic tan preocupat amb el tema d'avions, volo a Londres dimarts).

    ReplyDelete
  6. Que tremendo, da escalofrios.

    Así nos podemos ver más de uno, yo incluida.

    Siempre he sido una pesimista con fé, pero ahora...

    ReplyDelete

You may post a comment, but be polite. And no spam, please.
Puedes comentar, pero sé educado. Por favor, nada de spam.