Saturday, 5 December 2009

Navidad

Se acerca Navidad. Esta Navidad va a ser diferente a las demás, al menos en mi caso, ya que la reciente pérdida de mi abuelo me ha dejado muy tocado, y no tengo espíritu navideño. Ya de por mí tengo poco, este año menos.
Antes de seguir, una recomendación: leed este post con esta música de fondo, la misma con la que lo estoy escribiendo.

Aunque lo he estado pensando, y he llegado a la conclusión de que quizás sí que me apetezca celebrar las fiestas. Navidad no es el tiempo de Papá Noel, ni de los Reyes Magos, ni del Olentzero. Cierto que vienen en Navidad, pero no creo que sea lo más importante. Lo más importante es estar con la familia, con las amigos, con todos tus allegados, con la gente que te quiere y la gente a la que quieres. Aprovechar y estar con ellos lo que puedas, y recordar con alegría y un par de lágrimas en los ojos a los que (ya) no están. Esto es una opinión muy, muy personal, y particularmente respeto a toda la gente que celebra y que no celebra Navidad, pues cada uno decide lo que hacer.
Por lo que a mí respecta, aún siendo agnóstico (que no ateo), seguiré celebrando la Navidad como ese momento, el momento de estar con tu gente (allegados, sean familia o no). Sólo he pasado una Navidad fuera de donde vivo habitualmente, y aunque estuve con otra rama de la familia... no fue lo mismo. Yo, que siempre defiendo el vivir fuera, el viajar y el ser un ciudadano global, creo que la Navidad es tiempo para estar en casa, donde quiera que eso esté, estar donde tú consideres que está tu hogar.
También es fin de año, y te puedes parar a reflexionar un poco sobre el año que dejas atrás, lo más importante que ha pasado, valorar tu vida hasta ese punto, y seguir adelante.
Sin necesidad de pensármelo dos veces, puedo asegurar que 2009 ha sido el peor año de mi vida. Se han juntado muchísimas cosas, seguidas y también coincidiendo en lugar y tiempo, y por ello puedo decir que no he vivido ningún año peor que éste. (Además empezó todo la tercera semana de año y hasta fecha de hoy no ha parado.) Pero aún así han sucedido también cosas buenas (muy pocas, es cierto que 2009 ha sido horrible, pero algunas), y es bueno reflexionar un poco sobre ello.
En Año Nuevo tocará reunión familiar, como cada año, comer canelones, y ver el Neujahrskonzert, rezando y esperando poder asistir algún año en directo. A quien le guste, verá los saltos de esquí (pobre gente, nunca pasan un año nuevo con su familia), y después de comer se brindará por el nuevo año, porque sea mejor que el que se ha dejado atrás. (Cosa que este año deseo y espero.)
Y en Reyes la orgía consumista será la mayor del año... hasta el día siguiente, inicio de rebajas (que no es que sea mayor, pero empata).
Y aquí es adonde yo quería venir.

¿Se puede saber por qué automáticamente la Navidad te la anuncian como algo consumista? Llamadme romántico, pero el espíritu de la fiesta, de estar con "los tuyos", existe, y me da mucha pena que se pierda.
Cuando yo era pequeño, recuerdo que los catálogos de juguetes traían al final una plantilla de carta y sobre para escribir la carta a los Reyes Magos, y recuerdo que mis amigos, amigas, y yo siempre la escribíamos, con buenos deseos para S.S.M.M., y no haciendo una lista de lo que queríamos. Los críos que conozco ahora, simplemente marcan o comentan a los padres qué cosas quieren, y ya está. No existe el espíritu de "los Reyes Magos". De hecho, no he sido capaz de encontrar ninguna plantilla de carta en los catálogos de este año, al menos los que he visto. Me acuerdo de la fiesta con mis padres, cuando era pequeño, de dejar comida y bebida a los Reyes Magos. Se sigue haciendo, pero cada vez menos. A muchos niños les da igual que sean los Reyes Magos, el Olentzero o "los papis" los que traigan regalos, siempre que haya regalos, la mayor cantidad posible. Yo recuerdo cuando deduje "quiénes eran los Reyes" (y digo deduje porque ni los vi a ellos envolviendo regalos ni me lo dijo nadie, fueron un par de errores pequeños que me llevaron a darme cuenta), tuve un mini-trauma, y desde entonces las fiestas no han sido lo mismo.
Los anuncios llevan desde que mi abuelo falleció (1 de octubre), quizás incluso antes, siendo en algunas horas y canales exclusivamente de juguetes y artefactos para críos. Son juguetes francamente ridículos, sin utilidad alguna (con excepciones, obviamente), y desde luego, bastante menos divertidos y más caros que hace... tres años. Además, es curioso... en mis tiempos de infancia, que mis amigos y yo jugásemos con una casa de la Barbie o nuestras amigas a fútbol no estaba mal visto (de hecho, lo hacíamos, y jugábamos juntos ellas y nosotros tanto a una cosa como a la otra), y ahora los juguetes son bastante más sexistas. Disfraces de súper-heroes y coches para ellos, centros comerciales de la Polly y cocinitas rosas para ellas (verídico). No he visto aún un anuncio enfocado tanto a niños como a niñas, siempre enfocan el producto a un lado o al otro, nunca a los dos... o al centro.
Hace un par de años los anuncios decían "Más de 30€". Ya van por "Más de 50€", que aparece en la mayoría de anuncios.
Después los críos deciden que la mitad de cosas no les gustan, y acaban arrinconadas y sin estrenar (aunque de esto yo también he pecado, hay que reconocerlo).
Por eso he decidido no pedir absolutamente nada para Navidades. Si algún allegado me quiere regalar alguna cosa, que decida qué quiere regalar, qué le va mejor y qué cree que me va mejor, pero no daré pistas. Porque, por curioso que parezca, lo que pido, además de ser cosas normales (principalmente películas y libros en inglés, nada del otro mundo), no es lo que recibo más habitualmente. Si por mí fuese, este año diría que no quiero nada. Nada de nada. Aunque reconozco que me sentiría un poco... fuera de sitio, el día 6 cuando se recogen todos los regalos. Y no sé qué prefiero, si sentirme fuera de sitio o sentirme avergonzado por ir a visitar a alguien únicamente por el regalo que me tiene que dar, o viceversa.
Tengo todo lo que necesito (no todo lo que quiero, pero sí lo que necesito, que es más que suficiente), y tras un año de penúrias económicas para muchísima gente, no quiero obligar a nadie a gastar un dinero en algo inútil que probablemente agradeceré, guardaré en el coche, y luego estará por casa en algún sitio indeterminado sin usarlo. Por otro lado, nunca me ha gustado la ropa como regalo... creo que los regalos tienen que ser personales, pero no a ese extremo. Pero eso ya sí es personal.

Por último, quería colgaros un anuncio para estas Navidades que simplemente... me encanta. Es de un producto que le gusta a medio mundo, y que yo no creo que me haya bebido más de 15 latas en toda mi vida: Coca-Cola.


Pero el anuncio ni siquiera te quiere vender la Coca-Cola, si se mira bien. Quiere recordarte el espíritu de la Navidad, y felicitarte las fiestas. Coca-Cola se vende muy bien, no hay crisis ahí, así que tampoco necesitan publicidad. Te quieren recordar lo importante que es compartir, ser feliz, y aprovechar de los grandes momentos con los tuyos, independientemente de la crisis económica o la social. El anuncio me encanta, y es que no recurre ni a efectos espectaculares, ni a canciones fuera de lo normal (sólo el villancico sajón por excelencia). Y si os fijais, de todas las imágenes sólo aparece un "regalo", un padre que tira unas llaves a su hijo. Y tampoco estoy seguro que eso sea un regalo consumista, en realidad (simbólicamente, claro) creo que el padre le da la libertad a su hijo, le reconoce que ya es adulto, y que en adelante lo apoyará, pero lo deja decidir y hacer lo que crea que está mejor.
Cómo será, que yo no he visto a Papá Noel con regalos en el trineo, ni con regalos. Lo he visto en una "llar de foc", y luego esparciendo "el espíritu de la Navidad", pero no regalos.
Puede que esto sea algo que me he sacado de la manga, y que la intención original no fuese ésa. Pero sí lo es, como creo que la es, tengo que decir desde aquí que este anuncio me encanta.

Llegado el momento felicitaré las fiestas. Otra vez Navidad, Hanukkah, Aïd-el-Kebir, o como lo queráis llamar.
Pero llegado el momento, por ahora os dejo.

Friday, 4 December 2009

Manifiesto «En defensa de los derechos fundamentales en Internet»

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que…

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Este texto se publica multitud de sitios web. Si estás de acuerdo, publícalo también en tu blog.

Grupo de apoyo al manifiesto en Facebook.


Estoy preparando algunos posts para pronto (antes de Navidad), pero de momento publico esto, me parece algo importante que hay que difundir por todos lados. Muchas gracias.